sábado, 28 de mayo de 2011

México, el viaje esperado

Conocí a Ari y Nad, ambas mexicanas, mientras hacía el Master en el IEDMadrid. 
Después de vivir con ellas todo un año, se podría decir que nos hicimos inseparables a pesar de que sabíamos que nos separaríamos al momento de regresar cada una a su ciudad. (digan todos en coro: aawww).
Lo bueno de esta amistad es que a pesar de la distancia siempre estamos presentes, no sólo para recordar, sino para seguir viviendo y compartiendo experiencias.


Quedamos en visitarnos o vernos al menos una vez al año. Y así siempre tener el pretexto de conocer el mundo escogiendo un destino equis y reencontrarnos, claro que no sin antes cada una conocer el país de origen de la otra.
Este año fui yo quien las visitó en ¡México baby!
En las Pirámides de Teotihuacán
Foto clásica infaltable
En el DF tomamos el Turibus para recorrer lo más importante y turístico dentro de la ciudad. Sabía que el tiempo era poco para conocer todo lo que quería, pero al menos visitaría lo más importante. 
En el Centro Histórico hasta nos hicimos una limpia y tan limpia fue que por la noche nos cayó una fuerte granizada que terminamos completamente empapadas. Nunca me habían caído hielos del cielo. ¡Duele eh! Con eso creo que bastó para espantar la mala vibra (para los que ya conocen mi historia jaja).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada