miércoles, 28 de julio de 2010

Visitando El Prado

No puedes ir a Madrid, sin pasar por los pasillos y salas del Museo del Prado, que junto al Museo Thyssen y el Reina Sofía forman el Triángulo del Arte en Madrid, tanto por sus colecciones permanentes como por sus exhibiciones y exposiciones temporales.
Ya saben, nada de fotos dentro de los Museos, así que solo de la fachada de la salida.


Es imposible recorrerlo en un día, te tomará prácticamente dos y si tanto aprecias el arte, pues regresarás por más.
Estando ahí, me trasladé a mis clases de Historia del Arte… con Goya, Velázquez, Rubens, Tiziano, El Greco, Tintoreto, etc… todos en un solo lugar y conociendo a otros exponentes más que eran nuevos para mi.
Por supuesto, la pintura más visitada: Las Meninas de Velázquez, el máximo exponente de la pintura española.


¡Qué ganas de empezar a pintar nuevamente!... el olor del óleo me trajo gratos recuerdos de las clases de Patiño y de aquella vez, cuando nos tiró los trabajos al servicio higiénico, pero de que aprendimos a dibujar y pintar... ¡puedo decir que sí! salvo otras técnicas que no domino en lo absoluto.

Ah, a todo esto recuerdo este diálogo (chiste interno) en uno de los descansos que nos tomamos frente a una pintura:

- Mei: Nad, ¿por qué ese hombre tiene teta?
- Nad: No sé.
- Mei: Ah! Era una mujer barbuda de la era del renacimiento.
Seguramente si a Sol le crece barba se vería así, no?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada