sábado, 21 de agosto de 2010

Samuel, un completo desconocido

"No hables con desconocidos"
"Si un desconocido te dice: Tu mamá te está esperando acá, NO VAYAS!"

Esos eran algunos de los consejos que me decía mi mamá cuando era niña. Ahora de adulta, en son de broma, me los sigue diciendo y después de la bendición me dice: "ah! y no estés inquieta en clases" -eso porque una vez en segundo grado escribieron en mi leccionario: Su niña ha estado inquieta en clases-
Pero a veces los desconocidos llegan a ser conocidos...

Todas las mañanas salía a entrenar, más o menos lo empecé a hacer a inicios de Febrero, y durante ese tiempo siempre tomaba la ruta de la calle Fuencarral hacia cualquier dirección que me llevasen las calles -era una forma de seguir conociendo Madrid-
Afuera y a un costado de la puerta de Starbucks -de la c/Fuencarral obviamente- estaba Samuel, un ghanés que vendía periódicos, siempre muy sonriente con todos los que pasábamos por ahí. Durante todos los meses que pasé por ahí, siempre estaba con una sonrisa y deseándome un buen día.

Un día me detuve un rato a platicar con él, pero realmente nunca supe nada de él, era un completo desconocido bastante culto con el que conversaba de fútbol, gastronomía, gobierno, sobre la gente y por supuesto: trivialidades de la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada