martes, 28 de febrero de 2012

De lluvias e inundaciones

Aún recuerdo aquel invierno de 1997, cuando estaba en el cumpleaños número 15 de Ingrid Sigüenza. Eran las 2am y llovía a cántaros, ningún padre de las invitadas fueron a recogerlas, mis padres tampoco llegaban; llamé preocupada para ver qué pasaba y me dijeron: "No te podemos ir a recoger porque la calle está inundada, no se puede salirquédate ahí hasta mañana"
Esa noche muchas de nosotras nos quedamos en casa de Ingrid durmiendo hasta el día siguiente.

Hace unos días atrás me pasó algo parecido. Esta vez me llamaron mis papás a decirme que no llegue a casa, era imposible entrar; con pocos minutos de lluvia torrencial, la calle Tercera de la Ciudadela Kennedy ya era un río. Pensé que tal vez podría entrar en contra vía por la calle Segunda, pero me confirmaron que el río de la calle Tercera continuaba su caudal hacia las calles Segunda, C y D, lo cual sólo indicaba una cosa: Imposible entrar a casa.

Las inundaciones por mi Ciudadela han sido un problema desde que tengo uso de razón, unas veces peores que otras, -como aquel invierno en el que el agua entró a casa destruyendo gran parte del mobiliario- y parece que este problema llevará para largo ya que han hecho caso omiso a las quejas expuestas sobre el alcantarillado.

Fotos tomadas al día siguiente del diluvio, con marea baja.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada