domingo, 20 de marzo de 2011

Islas Galápagos - la aventura épica


Las cosas pasan cuando tienen que pasar y llegan en el momento oportuno.

Mientras viví fuera del país, algunas personas con las que frecuentaba no tenían idea dónde quedaba Ecuador, otros pensaban que simplemente es la línea que divide a la tierra en dos partes, otros lo relacionaban con los inmigrantes, unos pocos me hablaban de lo lindo que es y otro grupo lo conocía por las Islas Galápagos.
Estos últimos, me preguntaban acerca de las Islas, les hablaba de lo maravillosas que son, hasta que me hacían la pregunta: "¿Ya has ido?" a lo que con mucha vergüenza respondía: “No he ido, aún”. Les parecía impresionante que viviendo casi 28 años –en ese entonces- en mi país y teniéndolas a una hora y media de distancia -en avión- no haya ido a ese lugar espectacular. Lo mismo me decía a mi misma en ese momento.
Ese día, en mi lista de cosas por hacer, Galápagos sería sin duda mi próximo destino.

A inicios de Septiembre, me llegó un correo –de Tannya- copiado para todo el grupo (Ricardo, Luis y Daniela), en el que nos decía: “Chicos, ¿se apuntan para un viaje a Galápagos en Carnaval del próximo año? -es decir marzo 2011-”  La respuesta era obvia.

Amo los momentos en los que las cosas llegan sin buscarlas. Con un par de cachuelos que hice el viaje ya estaba pagado.

Y así durante 5 meses lo mantuvimos en secreto. No hablábamos del tema para no sentir ansiedad, puesto que lo veíamos en cuestiones de fechas, aún muy lejos; y la idea era que cuando llegara el momento de partir a las Encantadas Islas, fuera mágico.
¿No creen que es espectacular? Aquí unas cuantas tomas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada